¿Qué es la especulación?

La especulación es la agrupación de actividades económicas de la cual su objetivo es favorecerse a partir de las variaciones esperadas de los precios de los bienes.

En un mundo en el que la inseguridad siempre está presente, la mayor parte de las transacciones económicas podríamos clasificarlas como especulativas, sin embargo, el término especulación se usa únicamente en aquellas transacciones económicas que se llevan a cabo con el fin de lograr unas ganancias de capital como consecuencia de la modificación esperada en el precio.

Los especuladores aceptan la decisión de comprar o vender un bien, activo o moneda porque creen que tienen mejor información y capacidad para predecir la evolución futura de los precios que otros agentes que participan en el mercado, o porque su grado de aversión al riesgo es diferente al de otros participantes en el mercado, que quieren transferir su riesgo.

Los especuladores están aceptando de forma intencionada un riesgo con la expectativa de tener un beneficio. En este sentido la especulación debe diferenciarse del arbitraje. El arbitraje supone comprar un bien, activo o moneda en un mercado en el que están baratos y paralelamente venderlos en otro mercado en el que su precio es mayor. Por tanto, el arbitrajista no está admitiendo ningún riesgo derivado de la infracción de la evolución esperada del precio. El arbitrajista compra y vende en el mismo momento del tiempo y conoce todos los precios y, en consecuencia, no acepta ningún riesgo. Sin embargo, las actividades del especulador, por otra parte, están necesariamente sujetas a riesgo. Más aún, el elemento de riesgo es el rasgo característico de la especulación.

El especulador tiene esperanzas acerca de la evolución futura de los precios y está interesado en lograr una ganancia de capital comprando cuando considera que el precio va a subir en el futuro. Si el especulador acierta en sus expectativas, logrará un beneficio, si se equivoca sufrirá una pérdida.

 

options-binaires_640x260

 

La especulación se basa por tanto en la previsión y en la anticipación, el especulador también puede equivocarse si no predice correctamente la evolución de los precios futuros, en cuyo caso tendrá que vender  barato algo que compró caro o a la inversa comprar caro algo que vendió barato.

Una inquietud sobre la especulación es que pueda alimentar amplias fluctuaciones en los precios de los activos, mucho más allá de lo que pudiera estar justificado atendiendo a factores fundamentales.

En ocasiones, la compra especulativa de un producto puede provocar que los precios suban por encima de su “valor real”, sencillamente porque esta compra está aumentando la demanda del bien de forma artificial. De igual forma, la venta especulativa puede provocar una caída de los precios artificialmente por debajo del valor verdadero.

En algunos casos, los aumentos del precio debido a la compra especulativa causan a su vez una mayor demanda con fines también especulativos: más gente comprará el bien o el activo esperando venderlo en poco tiempo y ganar dinero. Esto crea una burbuja especulativa en la que los precios subirán desproporcionadamente por encima del valor subyacente. Un período de compra especulativa creciente se ve frecuentemente acompañado por un período de venta especulativa en que los precios caen de forma drástica. En el momento en que el precio del bien o del activo ha tocado techo antes de caer estrepitosamente, se dice que la burbuja se ha reventado.

 

volatilite-2_640x260

 

Frente a la visión negativa respecto a la especulación como consecuencia de sus posibles efectos desestabilizadores, también hay quienes sostienen que el especulador beneficia a la actividad económica, ya que ha de predecir cuáles serán las necesidades futuras de los consumidores y colocar sus capitales para satisfacer estas necesidades en el futuro. Si nadie especulase, habría mayores desajustes entre oferta y demanda, creándose escasez temporal de ciertos bienes y aumentos de precio.

En las economías de mercado, el sistema de precios es el medio de comunicación entre productores y consumidores. Cuando la demanda aumenta los precios suben, y si la demanda disminuye, los precios bajarán. Los especuladores, al anticiparse a las tendencias de demanda, contribuyen a informar a los productores sobre las necesidades futuras de producción.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies y el uso de las mismas.

CERRAR