Indicador RSI

El Indicador RSI es una herramienta utilizada para analizar el momentum. Este tipo de indicadores osciladores, están diseñados para intentar medir la potencia del mercado. A diferencia de los indicadores seguidores de tendencia como el MACD estos funcionan mejor en movimientos conjuntos que tendenciales.El RSI intenta encontrar los “momentos” idóneos, es decir los de más venta y compra del mercado. Momentos en los que, si no hay una buena tendencia clara es muy posible que el mercado corrija en sentido contrario. En cambio, descubrir si un mercado está lateral, alcista o bajista puede ser mucho más complicado de lo que parece. Además, este tipo de indicadores funcionan mejor cuanto más ligero sea el activo sobre el que se apliquen ya que sus movimientos son más intensos.
Es un indicador que, además, puede dar señales adelantadas y que, combinadas con cambios de tendencia señalados por indicadores como el MACD, puede dar grandes momentos de compra/venta. Además, el RSI puede ser un buen indicador para aquellos que hacen un trading sutil a corto plazo. Grandes movimientos en valores muy sutiles, como los bancos, pueden ofrecer buenos momentos intradiarios de compra o venta.

Fórmulas del RSI
El RSI (Relative Strength Index) es un indicador muy sencillo, basado en una única señal.La verdad que su cálculo es un poco lioso, pero vamos a ello. Esta es su fórmula:

Image6

RS = suma cotiz. sesiones subidas / suma cotiz. sesiones bajadas

Siendo n el número de sesiones de bolsa que se incluyen en la suma. El valor de n es variable aunque generalmente se usa el RSI construido a catorce días (RSI14), es decir se tiene en cuenta para los cálculos las cotizaciones de las últimas catorce sesiones.

 

Representación gráfica

El RSI es uno de los indicadores más fáciles de leer. Ofrece, básicamente, dos tipos de señales. Sobreventa y sobrecompra. Tradicionalmente se considera sobreventa cuando la acción tiene valores de RSI por debajo de 30 y sobrecompra cuando toma valores por encima de 70. Podríamos afinar más añadiendo los conceptos de sobreventa y sobrecompra extremas en los que dichos valores umbral serían 20 y 80 respectivamente.

 

Image7

 

Una vez que ya sabemos el RSI y su representación gráfica, comencemos a estudiar las señales que nos da. Hemos dicho que el RSI anda entre el 0% y el 100%  y que en el  50% está la zona neutra. En esta zona y su distribución se entiende que las fuerzas de la demanda son prácticamente iguales a las fuerzas de la oferta con lo que el RSI no indica ninguna tendencia definida.

En cambio cuando el RSI se aleja de la zona central o neutra y se aproxima al tope superior (cien por cien) indica que las fuerzas realizadas por la demanda son mayores que las realizadas por la oferta y cuando el RSI está cerca del tope superior del cien por cien la fuerza realizada por la demanda es desmesurada con relación a la fuerza realizada por la oferta, por lo cual en cualquier momento esta fuerza compradora puede extinguirse y convertirse en fuerza de oferta, tirando hacia abajo del RSI. Cuando se produce esta situación se dice que el título está sobrecomprado y es una señal de venta. Por el contrario si el RSI se aproxima al límite inferior (cero por ciento) entenderíamos que los títulos están sobrevendidos, lo cual indicaría una buena situación de compra.

En resumen por encima de cincuenta el título empieza a estar sobrecomprado y por debajo de este nivel se encuentra sobrevendido. Pero esta información no debe tenerse en cuenta hasta que el RSI se aleje suficientemente del centro (zona neutra). Lógicamente cuanto más se aproxime a los extremos más fuerte será la sobrecompra (señal de venta) o la sobreventa (señal de compra).

En la práctica, en el gráfico del RSI se marcan unas líneas horizontales iguales con respecto al centro (por ejemplo: 50 +- 20) y se considera que el RSI sale de la zona neutra y baja a la zona de compra (de cero a treinta) o sube a la zona de venta (de setenta a cien) cuando supera estos límites. Normalmente estos niveles se fijan en treinta y setenta, pero debe tenerse en cuenta la volatilidad de los títulos y fundamentalmente los valores máximos y mínimos alcanzados en el pasado por el RSI. Es decir es importante marcar los valores máximos y mínimos a los que ha llegado el RSI en toda la extensión del chart, para saber el nivel máximo y mínimo en el que se mueve históricamente.

Por ejemplo en el Gráfico se observa que aunque el RSI está cerca de la zona de sobrecompra (señal de venta) la línea de resistencia está más alta, alrededor de 75, y por lo que todavía puede seguir subiendo y es pronto para vender. Por el contrario cuando bajó en los últimos meses no llegó a la zona de sobreventa y giró aproximadamente en el centro del gráfico. Luego en este caso la zona de sobrecompra empezaría en el nivel 75 y la de sobreventa aproximadamente en el nivel 50.

Este desplazamiento hacia la parte alta del chart de la curva de RSI es típica de mercado alcista, y por el contrario un desplazamiento hacia abajo es típico de mercado bajista como se puede observar en los primeros meses del Gráfico 1 en los que el Ibex 35 bajaba y el RSI estaba desplazado hacia abajo.

 

Comprar barato y vender caro

Este es el sueño de cualquier especulador y la verdad es que podemos alcanzarlo con cierta facilidad ayudados por estos osciladores.

Lo único que hay que hacer es, en tendencia alcista o en una amplia fase lateral  comprar cuando el oscilador señala “barato” y vender cuando nos indica “caro”. Fácil ¿a que sí?

Si no queremos complicarnos la vida, lo mejor que podemos hacer es comprar cuando el oscilador cruza la línea de “barato”, no tocar nada mientras el oscilador sube y vender justo cuando éste cruza la línea de “caro”.

Por supuesto, este método es reversible para hacer dinero en tendencias bajistas vendiendo  caro y comprando barato.

Esta forma de operar es extremadamente eficaz, pero tiene el problema  de que, suele dejar bastante dinero encima de la mesa que nos podríamos haber llevado. Esta técnica suele sacarnos de la operación antes de tiempo.

 

¿Podemos mejorar esta técnica?

Podemos, pero tenemos que hilar mucho más fino.

El problema radica en que, cuando la tendencia es fuerte, el oscilador se satura rápidamente y permanece en este estado mientras el impulso no se debilite. En realidad, nos estamos perdiendo la mejor parte.

Si estamos en una clara tendencia alcista mantendremos la forma de entrar de antes, con la particularidad de que, si queremos arriesgar un poco más, no necesitamos esperar a que el oscilador aflore por encima de la línea de sobreventa, pudiendo comprar tan pronto como nuestro indicador entre en la zona de “barato”.

Pero el intríngulis de esta técnica no está en la entrada, sino en la salida (que es cuando realmente hacemos caja). La idea es no vender tan pronto como el oscilador se sature, sino aguantar un poco más ¿Cuánto más? Esta es la pregunta del millón de dólares.

Se trata de no vender mientras el precio no alcance una resistencia relevante y/o en el oscilador no aparezca una divergencia bajista.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies y el uso de las mismas.

CERRAR